Las claves del éxito de Twitch y por qué se ha convertido en la mayor amenaza para Youtube

Youtube ha modificado las condiciones en su política de monetización haciéndolas más estrictas. Debido a las numerosas quejas que ha recibido por parte de sus anunciantes el gigante del vídeo ha perdido más de 700 millones de dólares en publicidad. ¿Su respuesta? Centrar todos sus esfuerzos en regenerar su sistema publicitario incluyendo directrices que respeten los valores de las marcas. Por otro lado, no ha implementado ningún sistema de suscripción privada hasta hace muy poco. En el momento en que Youtube percibió a Twitch como una amenaza real tomó la medida de crear un sistema de suscripción por mecenazgo.

Sin embargo, vuelve a emplear unas medidas demasiado estrictas para poder acceder a este sistema. Entre ellas, contar con un mínimo de 100.000 suscriptores mayores de edad y que formen parte del programa de partners de Youtube. Esta solución no ha resultado ser del todo efectiva porque no beneficia a los canales emergentes lo cual podría provocar una fuga de creadores de contenidos. Lo cierto es que a día de hoy, este sistema sólo resulta rentable a las cuentas más grandes de su comunidad.

Estos dos factores han creado el caldo de cultivo perfecto para que los creadores de contenido emigren a otras plataformas como Twicht. Las quejas hacia Youtube y su sistema de monetización se han convertido en algo cada vez más habitual dentro de las redes sociales. Reconocidos Youtubers han mostrado su descontento públicamente al comprobar cómo les han afectado los cambios en la política de monetización. Wismichu (+7M de suscriptores) es un buen ejemplo. En uno de sus vídeos denunció la caída de sus ingresos llegando a cobrar tan sólo 90 euros en publicidad por dos millones de visualizaciones. Otros grandes canales se han visto directamente vetados por infracciones en los lineamientos de comunidad. Un buen ejemplo es el del español KinoxRap (con más de 230.000 suscriptores) cuya cuenta fue cerrada temporalmente. Esta oleada de quejas se ha extendido a todo el mundo y no sólo se trata de casos aislados en España.

Sin embargo hay una factor más decisivo aún: Twitch reporta más ingresos a los creadores de contenido que Youtube. Esto se debe a que la plataforma ha sabido implementar un sistema de pago por suscripción y donaciones muy sencillo que ha logrado cambiar el concepto en la forma de consumir contenidos. Podríamos decir que esta fórmula comienza a ganar adeptos y hoy en día la comunidad gamer comienza a adquirir una cultura basada en el pago por visionado.

La lucha por liderar las audiencias en Livestreaming

En este contexto la tensión se ha ido incrementando entre los creadores de contenidos y Youtube hasta el punto de que la red social ha comenzado a cerrar varias cuentas por SPAM. Muchos Youtubers han visto sus cuentas suspendidas por haber tratado de redirigir su audiencia a Twitch. Y es que no han sido pocos los gamers que han promocionado sus lives en Twicht a través de vídeos de Youtube con el objetivo trasladar a sus seguidores y obtener beneficios.

Debido a esto se produjo una oleada de quejas en las redes sociales donde gamers como Surny y Linus Tech Tips denunciaban que Youtube había clausurado sus cuentas sin previo aviso. Y es que estas medidas se produjeron con varios meses de retraso después de haber publicado los vídeos y sin haber advertido de los peligros que suponían estas prácticas.

Esto ha generado un mal sabor de boca en la comunidad de Youtube y ha dejado al descubierto dos debilidades que amenazan la integridad de la plataforma y su relación con los creadores de contenidos.

  • Fallos en los procesos de notificación de cambios: A pesar de que Youtube ya incluía dentro de su programa un apartado que hacía alusión al spam, en ningún momento se advirtió directamente a los creadores de contenidos sobre la promoción de eventos en otras redes sociales. De hecho, en más de una ocasión Youtube ha sido utilizado como una plataforma para difundir eventos como sorteos o livestreamings que tenían lugar en redes como Facebook o Instagram. Este ambiente de desconcierto no le ha beneficiado en absoluto sobre todo teniendo en cuenta que gran parte de sus medidas se tomaron demasiado tarde. Sus denuncias por estafa y prácticas fraudulentas en contra de los Youtubers han generado no sólo el debate, sino más visibilidad aún a Twitch.
  • Youtube identifica un enemigo a batir y un riesgo real para la plataforma: La inestabilidad se comienza a percibir en la directrices de Youtube y comienza a mostrar signos de fragilidad. A las continuas quejas y reclamaciones que hacen los creadores de contenidos en las redes sociales hay que sumarle la promoción indirecta que los grandes gamers comienzan a hacer de Twitch. Por su parte, Youtube declara que no está prohibido generar contenidos sobre ninguna temática (incluyendo Twitch). Sin embargo también aclara que no dudará en penalizar a aquellos que traten de redirigir a sus usuarios de forma explícita hacia la competencia. Esto como es lógico, supone un perjuicio para la plataforma y un uso indebido de la misma.

Twitch continúa creciendo

En el escenario del livestreaming de videojuegos parece que Twitch ha ganado la batalla. Según indica la agencia Newzoo, la plataforma consiguió liderar las métricas acumulando más del 80% de los espectadores en el primer cuatrimestre de 2018. Tal ha sido el crecimiento de esta plataforma de vídeo que se ha convertido junto con Youtube en la más visitada superando a medios como Netflix, HBO o Spotify. Además hace relativamente poco obtuvo un récord histórico al reunir a más de 600.000 espectadores en una disputa de Fortnite entre Ninja y Kim Dotcom entre otros. Sin embargo la guerra no está perdida ya que Youtube ha confirmado que próximamente invertirá fuertemente en gameplays. No debemos olvidar que Youtube sigue siendo el gigante de la red y que aunque su sistema de livestreaming no se ha trabajado tanto, en un futuro cercano se perfeccionará considerablemente. El resultado de esta disputa sólo podrá comprobarse con el transcurso del tiempo lo que está claro es que ambas plataformas van a optimizar sus recursos para ganar la guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.