Neuromarketing y neuroventas

El neuromarketing cada vez influye más en el mercado para agilizar las ventas de las empresas. Este artículo versa precisamente sobre la importancia que tiene el sistema nervioso y la percepción de la realidad en el marketing. Por eso, las empresas que más se precian hoy en día están invirtiendo en técnicas de neuroventa.

¿Qué es el neuromarketing?

El cerebro está preparado para reaccionar ante diversas situaciones. Por eso, una campaña publicitaria no hace el mismo efecto que otra distinta en la mente. Y esta es precisamente la clave del marketing neuronal, que es aquel que estudia cómo se comporta el cerebro ante las diferentes campañas publicitarias desde el punto de vista del consumidor.

Es decir, esta ciencia se encarga de estudiar qué tipo de anuncios son los más eficaces para conseguir que los clientes compren un producto. Además, también estudia cómo conseguir clientes potenciales o cómo llegar a un público de venta más amplio.

Las técnicas que utiliza este tipo de marketing son muy variadas y se caracterizan por ser las que consiguen favorecer en las personas la atención, la capacidad de retención de la información o las emociones.

A la hora de efectuar una compra, el cerebro reacciona de forma impulsiva en muchas ocasiones o bien decide teniendo en cuenta algunas cuestiones que no se pueden expresar de forma racional. Para ello, las técnicas que se utilizan incluyen el eye tracking, software de reconocimiento de emociones o el test de asociación implícita.

En el primer caso, se monitoriza la mirada de las personas a la hora de observar un anuncio, indicando qué puntos de este resultan más llamativos. Algo similar ocurre con el software de reconocimiento de las emociones, que sirve para detectar qué emociones surgen en las personas al observar determinados anuncios. El tercer caso del test, permite asociar sentimientos o ideas con colores, objetos o sonidos. Estas tres estrategias son clave para conseguir crear los mejores anuncios y así lograr posicionar los bienes o servicios ofertados.

¿Cómo se puede conseguir llegar al cerebro de los clientes?

Las emociones y la atención son fundamentales, pero hay que ir más allá: a los sentidos. Vista, olfato, oído, tacto y gusto son imprescindibles para conseguirlo. Por eso, existe el neuromarketing visual (que logra captar la atención con imágenes), el auditivo o el kinestésico (que incluye el resto de sentidos). La música puede ser clave para generar alegría, tristeza o relajación y se trata de una forma sencilla de hacer publicidad. En el caso del marketing kinestésico se requiere una cercanía con el producto, pero puede conseguirse en algunos escenarios.

¿En qué consisten las neuroventas?

Las neuroventas van más allá de lo explicado hasta ahora. Esta ciencia se encarga de estudiar el cerebro durante la compra y venta de determinados productos. Así, quienes aplican estas metodologías consiguen obtener nuevos clientes dedicando atención a las necesidades de las personas y no tanto a lo que ofrecen.

Por ejemplo, si lo que se oferta es un producto de limpieza, no se buscaría que este fuera el que mejor limpie o el más ergonómico, sino aquel que consiga satisfacer un vacío en la vida de dicho cliente. Podría ser, por tanto, el caso de un producto de limpieza autónomo para ventanas (algo novedoso), sin la necesidad de que fuese perfecto.

En definitiva, esta técnica de neuromarketing resulta muy interesante para posicionar las marcas en el mercado. De hecho, las empresas exitosas cada vez hacen más uso de los consejos de esta técnica, consiguiendo resultados muy interesantes. Por eso, de cara a mejorar la competitividad en el mercado, esta opción figura sin duda entre las más punteras.

No solo somos profesionales del Marketing, somos Apasionados del Marketing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.