Mejorar las conversiones mejorando la usabilidad

El objetivo de cualquier negocio online es conseguir el mayor número posible de conversiones. Que un potencial cliente que entre a la web se interese por el producto o servicio ofrecido y acabe contratándolo es el objetivo de cualquier empresa online. Es lo que se llama funnel de conversión o proceso de compra, el cual debe ser finalizado por el consumidor para que exista una venta y un beneficio. En este proceso intervienen múltiples factores, y uno de ellos es la usabilidad.

¿Qué es la usabilidad?

Con este concepto se designa el nivel de facilidad que tiene una persona para utilizar correctamente un sitio web. Por lo tanto, que una página web cuente con una buena usabilidad está directamente relacionado con su diseño. Este es uno de los aspectos que se deben cuidar a la hora de crear el sitio web desde cero. Este debe estar pensado para llevar a cabo todas las acciones y tareas que necesite un potencial cliente sin ningún tipo de dificultad y sin contar con experiencia previa en el sitio.

Hay varias premisas que se deben cumplir para considerar un sitio web con una buena usabilidad. Debe ser comprensible por el usuario, fácil de usar y amigable. Además, tiene que ser intuitivo, sin el requisito previo de aprender cómo utilizarlo. También se valora que sea claro y flexible, adaptándose al usuario según avanza en el proceso de compra. El proceso de aprendizaje debe ser sencillo, una característica muy unida al hecho de que sea intuitivo. Todo configurará la experiencia de usuario, que ha de ser positiva para que el potencial cliente no abandone el carrito de compra en alguna de las fases previas a la finalización del proceso. También supondrá un factor determinante para que el cliente se fidelice y vuelva al sitio web a comprar.

¿Cuál es la relación entre usabilidad y conversiones en un sitio web?

Como se puede derivar de la explicación sobre qué es la usabilidad, es obvio que si un sitio web no es intuitivo y no facilita la navegación, el usuario lo abandonará. El proceso de compra no puede ser complicado ni muy extenso, pues en caso de serlo el potencial cliente se marchará.

Detrás de una tasa de conversión baja pueden encontrarse varios factores, pero uno de ellos puede ser la usabilidad. En tal caso, es responsabilidad de la empresa ponerle solución y subsanar los errores de diseño que haya en la interfaz del sitio web.

Una buena usabilidad implicará una alta tasa de conversiones, resultado derivado de que el usuario tendrá una agradable experiencia de compra. Esto es decisivo para que finalice su carrito y repita con éxito en una nueva compra. Averiguar en qué punto abandona el carrito de compra es vital para ver qué problemas de usabilidad tiene un sitio web.

No solo somos profesionales del Marketing, somos Apasionados del Marketing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.