Qué es la Matriz BCG y para qué sirve

La matriz BCG recibe su nombre precisamente de Boston Consulting Group (BCG) y tiene importantes aplicaciones en el marketing estratégico. Cuando una empresa tiene varios productos a la venta, es muy interesante analizar cuáles resultan más rentables y cómo potenciar estos o bien los menos vendidos. Por tanto, la matriz es una herramienta muy útil para obtener estadísticas de la empresa y plantear qué decisiones tomar para mejorar la rentabilidad.

¿Qué es una matriz de estrategias o negocios?

Esta matriz es una herramienta utilizada por las empresas para analizar cómo pueden competir para posicionar sus productos. En ellas se valoran algunos aspectos de cada producto y se decide si resultan o no rentables para continuar ofertándolos por parte de la empresa.

Existen varios tipos de matrices: las convencionales (entre las que se encuentra la BCG), las adaptadas o las tuteladas. Aunque estas últimas son posteriores y tienen en cuenta aspectos particulares de cada empresa, lo cierto es que la más utilizada continúa siendo la matriz BCG.

¿Qué es la Matriz BCG o Modelo de Boston Consulting Group?

Como se adelantaba anteriormente, la matriz BCG es un ejemplo de la matriz convencional. Fue una de las primeras en desarrollarse y se basa en el análisis DAFO de dos variables: el crecimiento de un producto en el mercado y su tasa de participación.

Para comprenderlo mejor, se va a detallar lo que implica cada uno de estos factores. El crecimiento de los productos en el mercado se refiere a si el producto se demanda o no. Es una medida de la evolución de esta demanda, por lo que si se realiza la matriz cada cierto tiempo, se puede ver si la evolución de la demanda es a la alta o a la baja.

Por otro lado, está la tasa de participación o la cuota de mercado del producto. Esto se refiere a cuánto se demanda el producto por la empresa en cuestión. Es decir, los valores se obtienen de dividir el número de ejemplares vendidos por la empresa entre el número de ejemplares vendidos en total en el mercado. Si se realizara, por ejemplo, para la venta de pantalones vaqueros blancos, habría que dividir el número de pantalones de ese tipo que vende una determinada empresa entre todos los pantalones de ese mismo estilo que se han vendido.

¿Para qué sirve la Matriz BCG?

La utilidad de esta matriz es clara: observar qué productos son rentables y cuáles no. Del mismo modo, se puede deducir información sobre en qué productos se puede invertir más en cuestiones de publicidad o no.

Existen varios tipos de productos: los que tienen potencial, los que requieren una publicidad basal o los que, a pesar de la publicidad no funcionan. El marketing estratético se enfoca en los productos que se acaban de lanzar y que tienen potencial en el mercado y también en los que son exitosos de forma duradera. Las campañas de publicidad serían más intensas en el primer caso que en el segundo, pero ambas son efectivas.

Por tanto, esta matriz es una herramienta que permite dirigir los esfuerzos estratégicos del marketing de una empresa a los diferentes productos, decidiendo qué tipo de publicidad puede ser interesante en cada caso.

Explicación de la matriz BCG

¿Cómo hacer una Matriz BCG?

Para comprender cómo funciona esta matriz, lo mejor es saber cómo se elabora. Para ello, hay que elaborar cuatro cuadrantes, separados por un eje vertical y un eje horizontal, como si se tratase de un eje de coordenadas frecuente. El eje vertical será una señal de la tasa de crecimiento de mercado (demanda) y el horizontal hace referencia a la importancia de la empresa en ese producto (cuánto vende respecto al total).

Los cuatro cuadrantes dan así lugar a cuatro tipos de producto: la estrella, el interrogante, la vaca o el perro. Los productos estrella son aquellos que tienen un valor elevado para los dos factores que se estudian. Eso hace que sean rentables y que interese destinar una partida económica a su publicidad.

Los productos interrogante tienen una tasa de crecimiento alta en el mercado, pero se caracterizan porque la competitividad de la empresa es baja. Se debe a que son productos nuevos que se van a lanzar y que pueden convertirse en un producto estrella o producto perro.

El producto vaca es aquel que apenas se demanda en el mercado, pero con el que la empresa es competitivo. Son muy útiles, porque apenas requieren inversión de publicidad y generan bastante liquidez.

Por último, están los productos perro, que tienen valores bajos en ambos factores de estudio. Son productos que resultan un fracaso y se tiende a eliminarlos o a rebajar al máximo la inversión en marketing.

¿Cómo hacer una Matriz BCG?

En definitiva, la matriz BCG es una herramienta muy útil en las empresas que permite analizar los diferentes productos que hay en el mercado. Realizando una para los productos en venta se conseguirá ver cómo actuar para mejorar la facturación económica.

No solo somos profesionales del Marketing, somos Apasionados del Marketing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.