Los altavoces inteligentes, ¿molan o son un peligro para la privacidad?

La semana pasada, un juez de New Hampshire ordenó a Amazon que entregara las grabaciones de un altavoz inteligente de Echo encontrado en la casa donde tuvo lugar un doble asesinato el año pasado en Farmington.

Tanto si tienes un Amazon Echo*, Echo Plus*, Spot*, Dot* o cualquiera de los innumerables dispositivos que actualmente funcionan con Alexa, hay muchas cosas que puedes pedir a esta increíble asistente virtual pero también tiene sus riesgos en relación a nuestra privacidad y las dudas sobre qué datos se graban exactamente por el altavoz.

Pero además de ser un potencial riesgo para nuestra privacidad, en los últimos tiempos cada vez adquieren más protagonismo para resolver crímenes. La pregunta es a dónde llegará este tema.

¿Puede un altavoz inteligente ser prueba o incluso testigo en un asesinato?

En el caso de New Hampshire con el que empezábamos el post, el juez ordenó a Amazon que entregara las grabaciones de un altavoz inteligente de Echo encontrado en la casa donde tuvo lugar un doble asesinato el año pasado en Farmington.

Las autoridades creen que las grabaciones pueden proporcionar información que podría poner al asesino entre rejas. Si Amazon entrega los datos privados de sus usuarios a las fuerzas de seguridad involucrará a la compañía de tecnología en un caso de asesinato. Pero también será un precedente que planteará serias dudas sobre la cantidad de datos que estas empresas recopilan sobre sus clientes con y sin su conocimiento, además de las preguntas que nos hacemos sobre cómo se pueden utilizar esos datos y qué significa para nuestra privacidad.

Un Amazon Echo podría ser un testigo clave en un juicio por asesinato

En enero pasado, Timothy Verrill fue acusado de asesinato en primer grado por el fiscal general de New Hampshire por la muerte de dos mujeres, Christine Sullivan y Jenna Pellegrini. La policía encontró los cuerpos de las mujeres en el patio trasero del novio de Sullivan, Dean Smoronk, a quien los medios de comunicación locales de New Hampshire informaron que Verrill conocía.

Verrill fue visto a través de unas grabaciones de cámaras de video vigilancia en casa con Sullivan y Pellegrini. También fue visto en otra cámara de video vigilancia horas después comprando artículos de limpieza en una tienda y regresando a la casa. Después de que Smoronk llamara al 911 para informar sobre la desaparición de su novia, la policía encontró los cuerpos y confiscó un altavoz Amazon Echo en la cocina, junto al lugar donde la policía cree que Sullivan fue asesinada. El viernes pasado, un juez ordenó a Amazon que entregara las grabaciones del Echo, así como cualquier información de los teléfonos móviles que fueron enlazados con el altavoz inteligente en la fecha del asesinato.

Según Associated Press, los fiscales creen que el Echo podría tener información útil sobre el caso, incluyendo detalles sobre lo que ocurrió durante y después del asesinato, tales como “el posible movimiento del cuerpo desde la cocina a otro lugar”.

Amazon dijo a Vox que no “divulgará la información de los clientes sin una demanda legal válida y vinculante que haya sido debidamente notificada” y que “Amazon se opone a demandas demasiado amplias o de otro modo inapropiadas como una cuestión de rutina”. No hizo comentarios sobre si la compañía entregará los datos una vez que haya presentado una demanda, o si impugnará el fallo.

Aunque es posible que el altavoz del Echo no tenga nada grabado que se relacione con el caso, también puede tener información relevante. El altavoz inteligente se inicia con cuatro palabras: “Alexa”, “Echo”, “computer” y “Amazon” que lo despierta y a partir de ese momento graba todo lo que pasa en su entorno, incluso cuando no se le habla. Estas grabaciones se almacenan en un servidor de Amazon, accesible para la empresa y para los propietarios a través de la aplicación Alexa.

Hay muchas pruebas de que los dispositivos registran más de lo que dice Amazon. Por ejemplo el caso de la mujer en Portland que se enteró de que su altavoz inteligente Echo había grabado una conversación que había tenido con su esposo y la había enviado a un contacto al azar, Amazon admitió que su tecnología Alexa puede malinterpretar los ruidos del hogar como conversaciones, entradillas de programas de televisión o música como un comando para despertar y comenzar a grabar. El altavoz también comienza a grabar unos segundos antes de que se emita un comando, lo que significa que es probable que haya más información privada en las grabaciones que la que los clientes conocen.

Si los fiscales del caso del asesinato de Farmington encuentran pruebas en las grabaciones de ECHO, se plantean muchas otras preguntas: ¿Se considerarán testigos oculares a los altavoces inteligentes? ¿Debería la policía empezar a confiscar todos los aparatos de las escenas del crimen? ¿Y se les debería permitir utilizar los datos si los dispositivos pertenecen a particulares?

La tecnología está empezando a entrelazarse con los casos criminales

La orden del juez de New Hampshire a Amazon de entregar las grabaciones de Echo de Dean Smoronk no es la primera vez que una compañía de tecnología ha sido involucrada en una investigación criminal.

El año pasado, Amazon fue citada para hacer publicas las grabaciones de un dispositivo Echo que estaba presente en una casa en Arkansas donde tuvo lugar un asesinato. Amazon inicialmente luchó contra la orden, alegando que violaba la libertad de expresión. Sin embargo, una vez que el acusado permitió que Amazon entregara sus datos, el gigante de la tecnología dio a conocer las grabaciones (los cargos fueron finalmente retirados).

El verano pasado, durante un incidente de violencia doméstica en Albuquerque, las fuerzas de seguridad dijeron que un Echo llamó a la policía. El altavoz inteligente escuchó a un novio golpeando a su novia y gritando: “¿Llamaste al sheriff? (Amazon y la policía local tienen historias contradictorias sobre cómo se activó el Echo y quién hizo la llamada). En un artículo del New York Times sobre el caso, el jefe de los servicios de seguridad nacionales SAP dijo que la mayoría de los propietarios de altavoces inteligentes desconocían la cantidad de información que se graba, y que haría falta ser más explícito en la publicación de qué se recoge exactamente.

Apple se ha enfrentado a situaciones similares. En 2015, un matrimonio abrió fuego en una oficina de San Bernardino, California, matando a 14 e hiriendo a 22 personas. Después de que la pareja fue asesinada, el FBI le pidió a Apple que le ayudara a desbloquear el iPhone del tirador, que no se podía desbloquear sin su contraseña. Apple se negó, encendiendo un acalorado debate sobre la privacidad de los individuos frente a los riesgos de la seguridad nacional.

El FBI argumentó que el hombre podría haber estado involucrado con ISIS, y quería saber con quién había estado hablando, mientras que el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, escribió una carta abierta a los clientes, advirtiéndoles que el FBI “amenaza la seguridad de nuestros clientes” y que el gobierno esencialmente podría aplicar esta violación de la privacidad contra cualquiera. La disputa llegó a los titulares nacionales y las opiniones estaban divididas; según el estudio del Pew Research Center, el 51 por ciento de la gente quería que Apple desbloqueara el teléfono y el 38 por ciento no. El FBI finalmente contrató a hackers para entrar al iPhone.

A veces, las compañías de tecnología entregan voluntariamente los datos a las fuerzas de seguridad para ayudar en las investigaciones. Por ejemplo, cuando los investigadores buscaban durante el verano a una estudiante universitaria de Iowa de 20 años llamada Mollie Tibbetts, recurrieron a sus datos de Fitbit, ya que Tibbetts desapareció mientras corría (su asesino fue capturado, más tarde, por video vigilancia).

En octubre de 2018, la frecuencia cardíaca de un usuario de Fitbit se utilizó para ayudar a las fuerzas del orden a reconstruir un caso de asesinato que involucraba a una mujer y a su padrastro en San José, California. El año pasado, los datos de una mujer que llevaba Fitbit en Connecticut se utilizaron para poner a su marido tras las rejas por su asesinato, después de que su movimiento ayudó a la policía a determinar que su marido había dado falso testimonio. En su política de privacidad, Fitbit establece que recoge datos “para promover la seguridad y protección de nuestros usuarios y de otras partes”, y que Fitbit “puede utilizar la información para… responder a una petición legal”.

Lo que todos estos incidentes subrayan: Las grandes compañías de tecnología poseen una gran cantidad de información sobre nosotros y sabemos que la usan para incitarnos a comprar cosas. Pero también está claro que no son totalmente comunicativos sobre la cantidad de datos que están recopilando, y apenas estamos comenzando a ver cómo esto puede desarrollarse en torno a asuntos de seguridad nacional y justicia penal.

Actualmente, las encuestas muestran que Amazon es la segunda institución que más confianza genera en Estados Unidos, sólo por detrás de los militares. Los estudios también han encontrado que después de la crisis financiera, hay más confianza pública en Amazon que en los bancos. Eso es una enorme cantidad de confianza puesta en una única compañía. Pero no hay leyes que definan exactamente cómo o cuándo se le permite al gobierno solicitar y utilizar los datos privados que Amazon y otras empresas recopilan.

Esto puede llevar a resultados preocupantes si los clientes empiezan a ver sus datos entregados, a terceros sin supervisión legal. ¿Y cuál es el límite? ¿Se utilizarán los datos sólo para delitos violentos, o las fuerzas del orden querrán finalmente examinar los datos para detectar infracciones de estacionamiento y delitos menores?

El año pasado, después de que los datos de Fitbit frustraran el falso testimonio de un esposo que mató a su esposa y afirmó que fueron atacados, un oficial de policía que trabaja en la División de Alta Tecnología del estado de Virginia le dijo al Washington Post que dentro de cinco a diez años, los casos policiales que involucran dispositivos inteligentes de grabación se convertirán en la nueva norma.

Queda por ver cómo estas compañías de tecnología equilibrarán las solicitudes de las fuerzas de seguridad con la privacidad de sus clientes. Como dijo un experto en privacidad al Washington Post, “los estadounidenses se están dando cuenta de que sus dispositivos inteligentes los van a delatar. Y que van a revelar detalles íntimos sobre sus vidas que no tenían la intención de hacer cumplir la ley”.

Los altavoces inteligente guardan tus conversaciones para mejorar tu experiencia de usuario

Estos asistentes están diseñados para aprender más sobre ti mientras escuchan, y para hacerlo, graban las conversaciones que has tenido con ellos para aprender tu tono de voz, tus indicaciones y las peticiones.

No es raro que los altavoces inteligentes capten una parte aleatoria de conversaciones cotidianas y la malinterpreten como una palabra para activarlo. Si sientes curiosidad por saber lo que Alexa ha estado escuchando y grabando en tu hogar, aquí te explicamos como acceder a las grabaciones.

Cómo eliminar las grabaciones de Amazon Echo

Primero, abre la aplicación de Alexa en tu móvil. Despliega el menú, ves a configuración y busca Historial.

Ahí podrás navegar por todos los comandos que le has pedido a Alexa, desde temporizadores y peticiones de música hasta consultas generales por Internet.

Te sorprenderá que a veces sólo hay una línea que con la palabra “Alexa” (o cualquier otra que hayas elegido para activar el altavoz); esto son las situaciones en las que se ha activado el altavoz pero no queríamos usarlo realmente.

También puedes ver líneas con “texto no disponible”. Eso significa que Alexa no ha podido interpretar la grabación y traducirla a texto; pero si que se puede escuchar la grabación.

Si no te sientes cómodo con alguna grabación en particular de tu historial de Alexa, puedes borrarla de forma individual o ir a la página “Adminsitra tu contenido y dispositivos” para borrarla por completo. Eso si, Amazon nos advierte que eliminar conversaciones puede degradar la experiencia de usuario con el altavoz.

Por tanto Amazon guarda estas grabaciones para personalizar la experiencia de Alexa en tu hogar y las utiliza para crear un modelo acústico de tu voz. Mientras que crea automáticamente un perfil de voz para cada nuevo usuario que reconoce (o que se haya agregado manualmente), la compañía dice que borra los modelos acústicos si no ha reconocido a ningún usuario en particular a los tres años.

¿Cuánto escuchan realmente los dispositivos de Amazon?

Los altavoces Echo tienen dos posiciones. Una con las luces rojas, que indica que el altavoz está desconectado, que actúa como un interruptor y que no llega alimentación a los micrófonos. Y una posición en azul, que indica que el altavoz está recogiendo el audio ambiente a la espera de que alguien diga el comando “Alexa” como paso previo a dar órdenes al aparato.

Por tanto Amazon recalca que el Echo no está escuchando constantemente a la gente y, que accediendo a través del ordenador es posible conocer todos los audios y transcripciones que Alexa ha grabado sobre nosotros para poder consultarlos.

Lo que nos tenemos que preguntar es a dónde vamos…

No hay que olvidar que nosotros NO controlamos en ningún momento que información se transmite desde nuestros dispositivos a los fabricantes de los mismos, ni siquiera a las empresas que han programado las APPs que funcionan en los mismos.

Las grandes compañías de tecnología poseen una gran cantidad de información sobre nosotros, y los defensores de la defensa de la competencia argumentan que probablemente ejercen más poder del que deberían. Sabemos que lo usan para incitarnos a comprar cosas. Pero también está claro que no son totalmente comunicativos sobre la cantidad de datos que están recopilando, y apenas estamos comenzando a ver cómo esto puede desarrollarse en torno a asuntos de seguridad nacional y justicia penal.

En un artículo del New York Times, el jefe de los servicios de seguridad nacionales de Estdos Unidos (SAP) dijo que la mayoría de los propietarios de altavoces inteligentes desconocían la cantidad de información que se graba, y que haría falta ser más explícito en la publicación de qué se recoge exactamente.

El altavoz inteligente se inicia con cuatro palabras: “Alexa”, “Echo”, “computer” y “Amazon” que lo despierta y a partir de ese momento graba todo lo que pasa en su entorno, incluso cuando no se le habla. Estas grabaciones se almacenan en un servidor de Amazon, accesible para la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.