Qué es la metodología Agile y cómo funciona

La metodología Agile surgió en el año 2001, tras la firma de un documento conocido como “manifiesto Agile” por parte de un grupo de especialistas en desarrollo de software. Su punto de partida es la búsqueda continua de soluciones de valor. Para ello se aplica una filosofía de mejora continuada que entraña el establecimiento de equipos de trabajos multidisciplinares.

La implicación práctica del cliente en el proyecto es una de sus claves. Así como valorar a los individuos y sus relaciones por encima de los procesos y de las herramientas. Las soluciones se priman sobre la documentación. Más que seguir un plan establecido se buscan respuestas efectivas a los cambios.

Desde que se formó el manifiesto son muchas las empresas y organizaciones de distintos ámbitos que han implementado la metodología Agile. Quizás una de las más conocidas y destacadas sea la campaña a la presidencia del año 2012 que llevó a la presidencia a Obama por segunda vez. Pero también grandes empresas tecnológicas como Google, Spotify, Amazon, eBay, BBC, Atlassian, Ferrari o InfoJobs trabajan con la metodología Agile.

Qué es la metodología Agile

La metodología Agile es aquella que favorece adaptar los modos de trabajo a las diferentes necesidades que puedan ir surgiendo en los proyectos. Se busca que los ajustes puedan implementarse de manera simple y rápida.

En la filosofía Agile se aplican métodos de trabajo que van evolucionando y variando a la par que lo hace el proyecto. Se parte de la consideración de que tanto los requisitos como las soluciones van cambiando con el tiempo.

La clave es el trabajo de equipos multidisciplinares con capacidad para autoorganizarse y tomar decisiones.

Este método de trabajo funciona muy bien en entornos cambiantes, tales como el desarrollo de software o el marketing. Pero también puede aplicarse a otro tipo de ámbitos como diversas organizaciones o incluso en la vida familiar.

Cómo es la metodología Agile

Se trata de un sistema de aprendizaje y mejora continua. Está basado en el establecimiento de ciclos cortos que funcionan en forma de pequeños bucles que se retroalimentan. Estos ciclos cortos favorecen la obtención de un feedback rápido que permite un avance continuo basado en el aprendizaje. También permite reflexionar a menudo sobre la manera de mejorar el proceso de trabajo.

La clave es el trabajo de equipos pluridisciplinares capaces de establecer la sinergia necesaria en el logro de las mejores soluciones. Los equipos deben estar formados por individuos capaces de conectar entre sí. Para ello deben poder visualizar los mismos objetivos y establecer un compromiso mutuo. La colaboración, la transparencia y la ayuda mutua deben estar siempre presentes. La mejor herramienta será una comunicación constructiva, mejor si es cara a cara, o mediante los recursos tecnológicos que proporciona el mundo online cuando se precisa. Todos los miembros del equipo deben mantener una escucha activa que priorice el aprendizaje y la mejora continua.

La motivación de todo el equipo es un aspecto fundamental. Los métodos Agile se centran en las personas, su eficiencia y su conocimiento son considerados como valores máximos. Hablamos de individuos competentes capaces de trabajar en equipo y de no perder de vista las necesidades y los objetivos del cliente.

En este modo de trabajo la flexibilidad es básica, los cambios son aceptados como algo natural. Las revisiones continuas del producto permiten establecer las soluciones más simples posibles y mantener la excelencia técnica.

Qué beneficios aporta trabajar con Agile

Trabajar con la metodología Agile implica hacerlo con equipos de alto rendimiento. Además, el cliente está integrado en todo el proceso como una parte más del equipo, controlando todos los avances de modo que no haya sorpresas en el resultado final.

El trabajo está enfocado en la consecución de objetivos

A través de esta estrategia de trabajo se busca aportar desde el primer momento beneficios al cliente. Las entregas parciales realizadas de manera periódica permiten la obtención de un feedback rápido. A partir de esta interacción es posible implementar cambios con facilidad.

Los objetivos del cliente son los que dan forma a las acciones

Este modo de trabajo prima las respuestas rápidas sobre el establecimiento de un plan inamovible. Las diferentes etapas de trabajo no tienen que seguir un plan establecido.

La metodología Agile facilita la transparencia

Siguiendo este procedimiento es el cliente quien siempre tiene el control. Y mediante las reuniones periódicas todo el mundo tiene la misma información para poder seguir avanzando

Cuáles son los diferentes métodos de trabajo Agile

Podemos encontrar diferentes marcos de trabajo como SCRUM, que divide el trabajo en pequeñas tareas a lo largo de tres etapas: análisis, desarrollo y testing. KANBAM que establece un diagrama con tres columnas en las que se dividen las tareas. También, ASD, FDD, LSD, etc.

La metodología Agile facilita la priorización de los objetivos a través de equipos multidisciplinares que conjugan la simplicidad con la excelencia técnica permitiendo obtener los mejores resultados.

No solo somos profesionales del Marketing, somos Apasionados del Marketing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.