Redes sociales pensadas especialmente para tus hijos

La relación entre Internet y los menores de edad es un tema que preocupa mucho a los padres de hoy en día. Los progenitores no pueden estar 24 horas pendientes de las páginas web que sus hijos visitan y lo que hacen en la red cuando ellos no están presentes.

Ayudar a los padres a identificar cuáles son las redes sociales para menores pensadas especialmente para sus hijos es la base para afrontar esta problemática.

Top 5 de redes sociales para menores

  1. Comunidad Clan es una red social creada por RTVE. Se trata de un lugar de reunión donde los peques interactúan entre ellos bajo la supervisión de sus padres, que son los encargados del registro de los niños. Es una red pensada para niños de entre 5 y 10 años. En ella pueden ver todos los episodios de sus series favoritas, aprender recetas de cocina, participar en concursos e incluso aprender inglés.
  2. Club Penguin y Togetherville. En Ounae señalan que Togetherville nació de la factoría Disney para mitigar las críticas que obtuvo Club Penguin debido a su orientación consumista. Por su parte, Togetherville es una de las redes sociales para niños más parecidas a Facebook, pero con funciones de control parental. Son los padres los que habilitan el acceso a sus hijos a través de sus cuentas de Facebook.
  3. Kiswirl es una red social de apariencia exactamente igual a la de Facebook (solo cambia el nombre), pero con control de la privacidad de los menores y de las palabras malsonantes. En Kiswirl hay dos tipos de cuentas, una para padres (con opciones de control parental) y una para los niños.
  4. What’s What.me es una red social para niños a partir de 7 años. Se trata de una red con un alto protocolo de seguridad. Comprueba a través de una cámara web que la persona que inicia sesión es efectivamente el menor que aparece en la foto de perfil. Es una red de pago, como señalan en Ounae, 3.95 dólares al mes o 29.95 al año, lo que al cambio sale mucho más barato.
  5. Mi Cueva se trata de una red social española creada por la ONG Protégeles. Está especialmente dirigida a adolescentes, entre 14 y 17 años. Los padres son los que deben hacer la solicitud para el ingreso de los hijos en esta red social. Una vez hecho esto, la administración de la red se encargará de dar el visto bueno o no a la solicitud. Lo bueno de Mi Cueva es que funciona como línea de denuncia de actos como acoso u otras situaciones sospechosas. En Chaval informan de que Mi Cueva tiene un servicio no solo de denuncia sino también de detección activa de anomalías.

Redes Sociales y Menores

¿Qué pasa si mi hijo ya tiene una cuenta en Facebook, Tuenti o Instagram?

Puede que muchos padres se estén haciendo esta pregunta si el menor ya tiene una cuenta en alguna de estas redes. No se deben obviar ya que aunque no están pensadas para niños y menores, son utilizadas por ellos igualmente. Las más famosas de ellas son Facebook y Tuenti (en España), cuyo mínimo de edad para ingresar son 13 años para Facebook y 14 para Tuenti.

Muchas veces puede que los hijos solo se sientan interesados por este tipo de redes sociales cuando van creciendo, por parecerles infantiles las demás. Por ello, si no se puede evitar el interés del menor por este tipo de redes, existen programas que pueden ayudar a los padres en la tarea de supervisión.

Uno de estos programas es Qustodio, que permite a los padres ejercer un control parental en redes sociales como Facebook, permitiendo bloquear ciertos contenidos para los usuarios de Windows elegidos, además de controlar las horas, tiempos y contenidos visitados.

Redes Sociales para tus hijos

Beneficios y peligros de las redes sociales para menores

El uso que los hijos hacen de las redes sociales no tiene que suponer un dolor de cabeza para los padres. Puede tratarse de una actividad provechosa si es supervisada de la manera adecuada. Estos son algunos de sus beneficios:

  • Crean una comunidad. Es una de las formas actuales de estar en contacto con sus amigos y crear una comunidad fuera del entorno escolar.
  • Educan. Dependiendo de la red social, esta puede ser muy beneficiosa por su valor educativo. Muchas de estas redes son una mezcla de red social y juego online que fomentan virtudes como la colaboración, la creatividad o la responsabilidad.

Sin embargo, también hay peligros que afrontar en el mundo online:

  • Entrar en contacto con pederastas o adultos que intentan dañar a menores de otras formas.
  • Exponer demasiado la vida personal del menor sin fijar unos límites. Tienen que comprender que las redes sociales son una herramienta útil y divertida, pero que hay ciertas cosas que no se comparten en la red.
  • Pasar demasiadas horas delante del ordenador viviendo una vida virtual. Los grandes magnates de la tecnología como Bill Gates, restringen en gran medida el acceso de sus hijos a smartphones e Internet. Para un niño es importante saber desarrollar habilidades en la vida real, sin esconderse detrás de la seguridad de una pantalla.

Diversión de los menores en Internet

Internet: una puerta abierta al mundo

El mundo online puede ser muy interesante y beneficioso también en manos de niños y adolescentes. Si se sabe usar bien, es una puerta abierta a muchos aspectos, uno de ellos es la información en constante actualización y el conocimiento continuo que puede ser aplicado a tareas didácticas. Pero, como señalan los expertos, son los padres los que deben velar por la seguridad de sus hijos en el mundo online a través de una buena formación basada en algunas premisas como:

  • Vigilar la información que comparten públicamente, como teléfonos, dirección, ciudad, escuela, o fotografías que muestren lugares fácilmente ubicables.
  • Estar al tanto de cada contacto nuevo que añaden a su red de amigos.
  • Crear la cuenta juntos (padres e hijos) con un email y una contraseña que ambos conozcan.
  • Hablar abiertamente con ellos sobre los peligros que pueden esconderse tras un uso descuidado de Internet.

Es imprescindible recalcar que la formación en cuestiones de seguridad en la red es fundamental para evitar problemas.

Créditos imágenes: Ollyy (Shutterstock), Tyler Olson (Shutterstock), Lucky_Irene (Shutterstock), Rimdream (Shutterstock)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *