Entrevista con El Teatro y La Empresa: El Método Impro

Periódico Gente - número 79 - año 3 - del 17 al 23 de julio de 2009 (El teatro aplicado al mundo de la empresa: El Método Impro)Periódico Gente Valencia
Número 79 – año 3
Del 17 al 23 de julio de 2009

La improvisación teatral es una de las técnicas teatrales más difíciles, ya que es una técnica escénica que permite contar historias que se generan y desarrollan en el momento mismo de actuarlas.

La aplicación del método a la empresa permite desarrollar las habilidades sociales y personales que se requieren en procesos como la negociación, la venta o la dirección de personas, donde la componente interpersonal juega un papel muy importante.

El improvisador es al mismo tiempo dramaturgo, director y actor de la obra en el preciso momento en el que se va representando. Lo que el público ve, está siendo creado en ese mismo momento. Las historias surgen encima del escenario y ni el público ni los actores saben lo que sucederá a continuación. Los personajes se sumergen en la historia y disponen de libertad plena para intervenir en la escena, construyendo la historia a medida que avanza y decidiendo en tiempo real, el curso de los acontecimientos. Por tanto, el trabajo en equipo, la cooperación y la escucha activa son fundamentales, ya que la técnica se basa en ‘aceptar’ las propuestas de sus compañeros y ‘sumar’, es decir, construir sobre ellas.

No obstante, hay mucho trabajo detrás de un espectáculo improvisado. Los actores se encuentran en un estado permanente de escucha activa. Son conscientes de todo lo que rodea a la escena en cada momento: la creación del conflicto, el ritmo de los acontecimientos, las propuestas de los compañeros, la consistencia del hilo argumental, etc.. Existe un paralelismo entre el teatro y cualquier acto de comunicación. Un acto de comunicación es una “escena”, se desarrolla en un “escenario”, donde varios interlocutores se comunican —”los actores”— y puede haber gente escuchando —”el público”—. En ocasiones habrá un mensaje preestablecido —”el texto”— y en otras se tratará de una improvisación. Las técnicas teatrales permiten a los no actores trabajar el lenguaje verbal y gestual, escuchar al otro, incluso intuir sus deseos y adaptar su mensaje en consecuencia para empatizar, y desarrollar la imaginación. Y así ayudarles a desarrollar sus capacidades comunicativas desde la emoción.

En la empresa se puede ayudar a mejorar técnicas de venta y comunicación, capacitar nuevos directivos a dirigir equipos, potenciar la creatividad de sus dirigentes y desarrollar el trabajo en equipo.

El método IMPRO profundiza en la PERCEPCIÓN y la ACTUACIÓN en su sentido más amplio. La improvisación teatral, como todo proceso de relación interpersonal, se basa en un mecanismo de acción-reacción (o percepción–actuación).

Un sujeto percibe el entorno en que se encuentra y las acciones que tienen lugar en él, actúa en consecuencia generando una respuesta, una reacción. Esta reacción, provoca un nuevo cambio en el entorno y el proceso se repite de nuevo.

El método IMPRO trabaja la PERCEPCIÓN en todas sus dimensiones y la respuesta es una ACTUACIÓN adecuada y eficiente, mediante la creación de escenas improvisadas, siguiendo las directrices de los formadores, del mismo modo que un taller de formación actoral. Para lograr una ACTUACIÓN eficiente y eficaz, en método IMPRO se desarrollan habilidades como: Desinhibición, Escucha activa, Trabajo en equipo, Creatividad / Flexibilidad, Espontaneidad / Naturalidad, Imaginación y además es desestresante.

La PERCEPCIÓN tiene múltiples dimensiones y cada una de ellas implica el dominio de una Habilidad Social o Personal: Empatía y Escucha activa, Consciencia Situacional, Sentido del Tiempo, Sentido del Ritmo y Reflexión.

Todo esto hace que el teatro y en especial el método Impro sea una herramienta muy útil para ayudar al crecimiento de las personas dentro de la empresa.

Más información en www.metodoimpro.com.

Entrevista y fotomontaje realizada por:
Ramón Rautenstrauch

Descarga la noticia en PDF: Periódico Gente Valencia – número 78